Cómo instalar el puto minitunes en Debian «Squeeze»

Fácil.

1. Instalo las dependencias con el siguiente comando desde Terminal de root o con el sudo delante si es un Terminal normal

apt-get install libqt4-network libqt4-dbus libqt4-sql-sqlite libtag1c2a phonon-backend-gstreamer gstreamer0.10-ffmpeg gstreamer0.10-plugins-bad

2. Edito el archivo /etc/apt/sources.list con el siguiente comando desde Terminal de root o con el sudo delante si es un Terminal normal

gedit /etc/apt/sources.list

Nota: en lugar del editor de texto gedit puedo usar el que prefiera, como nano, vim, kedit, etc.

3. En el archivo editado copio y pego el siguiente repositorio

deb http://ppa.launchpad.net/nilarimogard/webupd8/ubuntu lucid main

4. Actualizo la base de datos de paquetes con el nuevo repositorio con el siguiente comando desde Terminal de root o con el sudo delante si es un Terminal normal

aptitude update

Nota: ignoro si me da un error de clave pública

5. Instalo el programa con el siguiente comando desde Terminal de root o con el sudo delante si es un Terminal normal

sudo aptitude install minitunes

Nota: confirmo que quiero instalar el paquete aunque no esté verificado

Para continuar, introduzca "Si"; para abortar, introduzca "No":Si

6. La aplicación la encuentro en GNOME en Aplicaciones>Sonido y vídeo>Minitunes

Y pista.

Web | Minitunes

Cómo optimizar mi flujo de trabajo con Openoffice.org cuando estoy acostumbrado a usar otras putas suites ofimáticas

Fácil.

1. Descargo y leo algún manual básico de usuario para empezar.

2. Descargo y leo algún manual de usuario avanzado para continuar

3. También puedo obtener manuales de Openoffice.org en una biblioteca pública o comprarlo, bien en mi ciudad, bien por Internet

4. Lo uso al menos tanto como había usado anteriormente la aplicación privativa para poder compararlo en igualdad de condiciones

Y pista.

NOTA: PutoLinux recomienda no sólo el uso de OpenOffice.org, en lugar de las impuestamente omnipresentes suites de oficina privativas, sino también el uso de los formatos libres (odt, odp…), en lugar de sus impuestamente omnipresentes formatos privativos,  para garantizar el acceso a tus documentos sin que ello dependa de un programa en concreto, de una versión concreta de un programa o de un sistema operativo en concreto.

Recuerda, si usas formatos privativos en tus archivos, además de estar impidiendo a otras personas acceder a la documentación que te interesa compartir, acabarás no pudiendo acceder a ellos tú mismo.